El otoño se acerca y los planes de verano de playa parecen haber terminado. Pero en Formentera no todo es sol y agua, te proponemos conectar con la naturaleza con 32 circuitos verdes. Cada uno de ellos está impregnado de historia, cultura y vistas espectaculares. Conoce el lado más salvaje de la isla pitiusa. Toma nota de los mejores recorridos que te proponemos.

 

De las rutas verdes más largas a las más cortas

Con más de 12 kilómetros de distancia el circuito de Pla de La Mola es considerada la ruta más extensa de toda la isla, ideal para hacer senderismo o ir en bicileta. Este otoño conoce los rincones más históricos de este pequeño pueblo. Sin embargo, el camino que une Es Cap y Torrent de S’Alga es la más corto de todos. En apenas dos kilómetros de camino, podrás descubrir uno de los varaderos más típicos de la isla.

 

Senderismo frente a bicicleta

Si prefieres el senderismo a tener que realizar el recorrido en bicicleta, te recomendamos la ruta que va desde Es Pujols hasta Ses Illetes. Más de 4.600 metros de caminata en donde podrás disfrutar del Parc Natural de Ses Salines, una zona de protección ambiental. Si continúas avanzado por esta ruta, podrás divisar a lo lejos otra isla semidesierta, S’Espalmadox. Aguas resplandecientes, naturaleza y lenguas interminables de arena rodean este circuito.

 

Conoce su historia

Este circuito comienza en la capital de la isla de Formentera: Sant Francesc. Durante el recorrido que une los pueblos de Sant Francesc Xavier con Sant Ferran de Ses Roques podrás visitar la iglesia y museo etnológico. Mediante el camino de Vell de La Mola podrás estar en contacto con la naturaleza y apreciar el molino más antiguo de Formentera. Finalizando en Sant Ferran, podrás disfrutar también del templo más diminuta de la isla, campos de cultivo y un paisaje austero y rudimentario.

 

En puro contacto con la naturaleza en vacaciones

El circuito que conecta Sant Francesc Xavier con La Mola es una de las rutas verdes más bonitas y largas de la isla. A través de este paseo de 135 minutos, podrás conocer de primera mano uno de los paisajes rurales más típicos de Formentera: muros de piedras e higueras apuntaladas. Antes de llegar al final de la ruta, nos encontramos con el castellum de Can Blai, se trata de restos que quedan en pie de una antigua fortificación romana. Un bello recorrido que también podrás realizar en bicicleta.

 

Los circuitos verdes de Formentera son una alternativa al turismo de playa. Rutas recomendables para los amantes de los deportes, naturaleza e historia. La isla pitiusa alberga una amplia variedad de rincones con encanto y planes para toda la familia. Descubre Formentera y alójate en El Pino Es Caló, comodidad y tranquilidad.