La rica gastronomía de Formentera, junto a la belleza de sus paisajes naturales, hacen que esta isla enclavada en el mar Mediterráneo sea un auténtico paraíso para los sentidos. Su clima, siempre suave, y sus preciosas playas la convierten en el destino elegido por muchas familias y parejas que quieren relajarse en un entorno único.

Al tratarse de un lugar relativamente aislado, en esta pequeña isla Pitiusa, la gastronomía está muy unida a su relación con el mar y a la agricultura que se cultiva en sus tierras. Aunque gran parte de su cocina suele ser tradicional, la llegada de turistas ha hecho que cada vez proliferen más los restaurantes donde también se abren las puertas a sabores venidos de otros lugares del mundo. Pero sus platos típicos siguen siendo los preferidos por la calidad de sus productos.

 

De la mar, el pescado

El pescado, maravilloso en la isla, se utiliza en muchísimas recetas. La ensalada payesa (con pescado seco), el frito de calamares, los guisos de pescado con patatas o los calamares en su tinta satisfacen los paladares de los comensales más sibaritas.

 

Vinos con tradición

Acompañar estas comidas con los magníficos vinos de la tierra es siempre un placer exquisito para el paladar. En Formentera hay mucha tradición vinícola. En las dos bodegas que existen en la isla, Terramoll y Es Cap de Barbaria se hacen visitas guiadas para los que desean conocer el proceso de fabricación de sus caldos, que tienen una calidad inmejorable y unas cualidades dignas de los productos gourmet.

Productos para endulzar

En cuanto a los postres, el exquisito pastel de queso fresco aderezado con hierbabuena o el pudin de ensaimada, son los más aplaudidos y recomendados. La miel y los higos secos también son productos autóctonos muy valorados.

Ven a conocer la gastronomía de Formentera , un destino ideal para disfrutar de las playas turquesas y el buen comer. Alójate en El Pino Es Caló, y disfruta de la comodidad y tranquilidad.