El cicloturismo es la mejor forma de conocer la pequeña Formentera. La Pitiusa no sólo deleita al visitante con el esplendor de sus playas en su estado más natural y virgen sino que también ofrece la posibilidad de recorrer la isla de punta a punta montados en bicicleta.

No sólo los amantes de ciclismo sino también los aficionados que quieren olvidar por unos días el coche y el volante, tienen la oportunidad de disfrutar de las maravillas que ofrece Formentera pedaleando. La isla está perfectamente adaptada con carriles perfectamente diseñados en las principales carreteras para ir de una zona a otro sin ningún tipo de riesgo.

Pero no sólo eso. Formentera brinda al turista la posibilidad de descubrir en bicicleta todas sus rincones atravesando su naturaleza. Sin necesidad de lanzarse al asfalto, encontrarás diferentes circuitos verdes que te conducirán a los mejores paisajes. Puedes escoger entre 20 rutas que se han adaptado por toda la isla con un total de 40 km.

A través de ellos podrás descubrir los grandes cultivos de viñedo a un lado y otro del camino, pasarás por dunas de arena blanca y te adentrarás por pinares teñidos de hermosas tonalidades verdosas. Tu vista podrá deleitarse con panorámicas como la del puerto de La Savina con el atractivo de sus calas recónditas y sus playas bañadas por el azul turquesa. También puedes adentrarte en el sendero que te conducirá a La Mola y al Caló del Ram desde podrás divisar las típicas casas de la isla y los barcos de pescadores atracados en su orilla.

Descubrir Formentera sobre ruedas y a ritmo de pedal es una alternativa divertida, agradable y sobre todo ecológica.