El encanto y la esencia de Formentera se traslada a sus calles cada día con sus tradicionales mercadillos. Hay uno que es perfecto para justo después de la siesta. Abre a partir de las 16:30 de la tarde hasta las 22h., los miércoles y domingos. Se trata del mercadillo de La Mola, uno de los más emblemáticos de la isla. Tiene ese encanto hippie que tanto gusta a sus visitantes y que se siente en cada rincón de las Pitiusas.

En el mercadillo de La Mola podrás encontrar un amplio surtido en objetos de cerámica, cuero, joyería, vidrio. No vayas con prisa, tómate tu tiempo porque mirando entre sus diferentes puestos podrás encontrar piezas únicas elaboradas artesanalmente con materiales autóctonos de Formentera. Además, podrás sentarte y disfrutar de alguna bebida típica de la isla mientras escuchas alguno de los variados conciertos en directo al aire libre que se realizan.

Si por la noche prefieres una actividad relajada y tranquila, acércate al paseo marítimo donde se ubica el Mercadillo de Es Pujols. Allí también podrás encontrar desde ropa hasta objetos de regalo pasando por piezas artesanales.

Y por supuesto no te vayas de la isla sin haber ido al Mercadillo de Sant Francesc que abre todos los días por la mañana. Lo podrás encontrar justo en el centro del pueblo. Una vez más quedarás asombrado por los productos hechos a mano, la orfebrería y los complementos con ese aire hippie tan característico.

Por último, si aún te queda tiempo, acércate hasta La Savina donde en los meses de verano se monta un colorido mercadillo en el paseo del puerto. Una oportunidad para comprar esos recuerdos de última hora.