Semana Santa está a la vuelta de la esquina y es momento de preparar una escapada de unos días. Formentera te ofrece todo lo que necesitas para desconectar del ajetreo diario: tranquilidad, actividades relajantes y sobre todo playas y calas fascinantes. Si tienes pensado viajar hasta la pequeña Pitiusa, aquí tienes nuestra recomendaciones.

– Cala Saona: Su principal atractivo es que apenas está urbanizada a sus alrededores, lo que te permitirá estar casi en plena naturaleza. Sus acantilados rojizos son únicos y cuenta con la suficiente arena para no sentirse encorsetado.

– Es Caló d’es Mort: Es una zona de baño apenas explotada y aunque es muy pequeña, vale la pena darse un baño en sus aguas. Se puede acceder hasta ella desde el tramo más oriental de la Platja d’es Copinyar.

– Platgeta d’es Carregador: Si practicas nudismo, es una de los rincones de visita obligada. Pertenece al Parque Natural de Ses Salines y cuenta con una zona de baño de arena y rocas. Si buscas un lugar solitario, éste es el más adecuado porque es una playa apenas frecuentada.

 – S’estany des Peix: Es una playa muy tranquila sin apenas oleaje. De hecho es un pequeño estanque natural con una obertura al mar llamada “Sa boca”. Lo más llamativo es que por mucho que camines, apenas te cubre.

– Els Arenals: Es una de las playas más conocidas en Formentera con muchos kilómetros de arena y aguas cristalinas. El lugar perfecto para ir en familia y con niños.

– Ses Illetes: Ubicada en el parque natural de Ses Salines es un lugar precioso y quizás el más frecuentado. Los islotes que hay cercanos a la orilla incitan a practicar unas de las actividades más divertidas: el snorkeling.