Uno de los sitios más bonitos de nuestro país, es Formentera. Una isla que enamora perdidamente a cualquiera que desee perderse entre sus cálidas y cristalinas playas. Además, le sumas el encanto de que su único acceso a ella es por medio de barcos que parten desde Ibiza. Y si, has tenido la posibilidad de pasar una noche allí, podrás confirmar que ha sido de ensueño.

Hoy desde El pino Apartamentos os damos una lista con los 5 rincones imprescindibles para perderse a lo largo de esta preciosa isla.

1.     Playa de Ses Illetes

Uno de los paraísos más famosos de la isla es la playa de Ses Illetes. Se trata de una playa completamente natural y limpia. Apta para los más nadadores y buceadores que deseen visitar las profundidades que se encuentran en esta isla.

Cuenta con un camino para llegar en bici desde el centro de la isla.

2.     Playa de Mitjorn

Una de las joyas más grandes de Formentera se encuentra en la Playa de Mitjorn. Al no ser tan aclamada, es mucho más tranquila que la anterior y bastante alejada del puerto. Su  extensión está formada por dunas de arena blanca y bosque que blindan con sus aguas turquesas.

A ella, puedes acceder desde la carretera principal de la isla que va hacia la Mola.

3.     Faro del Cabo de Barbaria

Uno de los lugares obligatorios que debes ver si pisas Formentera es el Cap de Barbaría. Seguro si piensas en Formentera te suena el cabo, porque mucha gente suele fotografiarse con él. O también te puede sonar porque en él se rodaron escenas de la película de Julio Medem “Lucía y el Sexo”.

Al lado del faro hay un acantilado que desemboca en una cueva natural con unas vistas fascinantes.

4.     Mercadillo La Mola

Si quieres disfrutar de la artesanía de la Isla, pásate por el mercado hippie de La Mola. El día clave para visitarlo, sin duda son los miércoles por su gran afluencia de gente hasta las 22h de la noche.

No dudes en darte un paseo después de una cena especial por este mercadillo y tener una velada de lo más romántica.

5.     Piscinas naturales de Can Marroig

Aguas cristalinas, arena blanca y respiros de tranquilidad. Es lo que te encontrarás si acudes a estas magníficas piscinas naturales. Se trata de una serie de calitas a lo largo de toda la costa de Can Marroig que cuenta con unos parajes asombrosos. Y si, eres afortunado de esperarte hasta la puesta del sol, seguro la recordarás como uno de los momentos más especiales de tus vacaciones.

En ellas, podrás tirarte desde las rocas, si eres amante de la adrenalina. Y si por el contra eres curioso, lánzate a explorar las cuevas de su alrededor y la vida submarina que hay en ellas.
¿Después de estas maravillas, aún estás dudando en venir a visitar la isla?