Formentera invita al viajero a bajar el ritmo habitual y a disfrutar de momentos de tranquilidad solos o acompañados de nuestra familia. Las magníficas playas nos incitan a apreciar la majestuosidad de sus aguas sentados sobre su blanca arena; las rutas verdes nos permiten descubrir lugares únicos en contacto con la naturaleza y las diferentes actividades que pueden practicarse, nos animan a pasar un buen tiempo de ocio. Pero la isla también invita a salir de compras de manera relajada y recrearse con su artesanía más autóctona.

Si viajamos a la isla no hay que perderse la Fira d’Art i Artesania que a partir del mes de mayo se convierte en punto de encuentro para las tardes de los domingos y los miércoles y donde se pueden encontrar piezas de arte únicas con esa personalidad tan propia y auténtica de la isla.

Para quedarnos con un recuerdo de nuestro paso por la isla, nada mejor que visitar el Mercat Artesanal de Sant Ferran que está abierto cada día excepto los miércoles y los domingos desde las 20:30 a las 24h. Un lugar único donde se puede apreciar el gusto y la laboriosidad de los artesanos de la zona.

Y otro lugar de interés para aprovechar las tardes es el Mercat artístic de Sant Ferran des Roques que, a partir de mayo, se convierte en uno de los lugares turísticos preferidos. Cuando el sol empieza a ponerse, el mercado abre sus puertas de 19 a 24h. excepto los miércoles y los domingos.

Pero aparte de los mercadillos, en Formentera también pueden visitarse otros establecimientos en los que se pueden encontrar prendas únicas, originales y de calidad que prácticamente no pueden verse en ningún otro lugar. Además te harán sentir como en casa por el trato cordial y cálido de sus gentes.